Caída capilar

En otoño tal como caen las hojas de los árboles también nuestro cabello sufre más caída que en otras estaciones y esto se debe a que en verano se ve bastante agredido, queda deshidratado, áspero y quebradizo. Otra razón es que el crecimiento del pelo tiene varias fases y es en primavera cuando muere, pero tarda unos tres meses en empezar a caerse…

Por esta razón en esta época de caída te recomendamos estos productos para fortalecerlo:

  • Priorin: Con este pack especial de 3 meses tendrás un tratamiento completo.
    Aporta los nutrientes necesarios actuando directamente en el interior de la raíz del cabello a través de la acción sinérgica de sus ingredientes: Extracto de mijo, L-cistina, Biotina y Vitamina B5 (ácido pantoténico).
  • Oenobiol Capilar Fortificante: Ayuda a nutrir el cabello y las uñas desde el interior, aportándoles todo lo que necesitan. Su formula incluye cistina (precursor de la queratina), vitaminas del grupo B, cobre, zinc y extracto de mirtilo. Este último ayuda a activar la microcirculación en el cuero cabelludo.
  • Revita champú: Su combinación de ingredientes activos encapsulados en Nanosomas ayuda a detener la caída del cabello, contribuye a estimular el crecimiento de nuevos cabellos, logrando mejores resultados. Es el aliado perfecto para complementar cualquier tratamiento oral que utilices.

Astenia otoñal

La llegada del otoño trae muchas más consecuencias que la caída de las hojas de los árboles…. decaimiento, falta de energía.
¿Te cuesta volver a la rutina?…Es lo que llamamos astenia otoñal.

Además de una dieta sana, ejercicio y dormir bien cada día, te recomendamos estos productos para combatirla:

  • Leotrón Complex: Complemento alimenticio con Jalea Real, Ginseng vitaminas y minerales.
  • Supradyn activo: Polivitamínico con minerales y Coenzima Q10 que te ayudará a a mantener tu energía y vitalidad.
  • Triptomax: Con triptófano, precursor de la serotonina, que ayuda a regular los estados de ánimo.

Piel post verano

En verano nuestra piel se ve expuesta a muchas agresiones diferentes: el calor, la radiación solar, el agua del mar o de la piscina y la contaminación. La piel se vuelve más frágil, se sensibiliza y deshidrata.

Para cuidarla de estas agresiones que ha sufrido te recomendamos: